lunes, 2 de noviembre de 2015

Hablando de personas y familia

Hace unos días se ha celebrado en Oviedo el III Foro Consultivo por la Plena Inclusión y ahí se ha presentado un vídeo de mi primo Pepe. Estoy encantada con las imágenes, con lo que ahí se cuenta, con lo bien que Sergio explica su relación con Pepe, por las palabras emocionadas de mi tía Martirio y la serenidad de mi tío Ricardo.

De mi primo he hablado muchas veces en este blog. Es nuestro gran tesoro. Un regalo tan especial que no todo el mundo puede llegar a entenderlo, pero a nosotros eso no nos importa. Lo fundamental es que llevamos 29 años disfrutándolo, cuando las previsiones tras su nacimiento no eran nada positivas. Para mí es como un hermano. Siempre hemos sabido entendernos a las perfección simplemente con mirarnos y un gesto o una sonrisa suya bastan para alegrarte la vida. Mi primo es mi niño bonito, al que quiero con locura y devoción y que forma parte de mí y de mi día a día aunque ahora no nos veamos tanto como nos gustaría debido a la distancia.

Pero hoy también quería hablaros del resto de la familia. Si mi primo Pepe es tan feliz es gracias a la vida plena que le proporciona la familia. Una vida entera de dedicación en exclusiva, ya que Pepe te lo da todo, pero también te lo pide todo. Muy jóvenes mis tíos tuvieron que cambiar su vida completamente de la noche a la mañana. Cambio de ciudad, de trabajo, de amistades... Y vivir durante varios años en una habitación de hospital para cuidar de Pepe. Y lo hicieron sin poner ninguna pega, intentando siempre aprender a un ritmo acelerado para poder atender a su hijo. Mi primo Ricardo, el hermano de Pepe, también tuvo que cambiar de colegio y de amigos, pero supo integrarse rápidamente en la vida de la capital y se derrite con su hermano.

Ahora recién jubilado, mi tío Ricardo es voluntario en Cáritas Almería varios días en semana. Y mi tía nunca ha parado. Ahora ha "apadrinado" a un joven sin hogar y le prepara la comida cada día. Pero éstas son sólo algunas anécdotas. Si siempre fueron generosos, mucho más desde que Pepe entró en sus vidas. Una lucha constante, pero agradecidos de experimentarla.

Decir que me siento orgullosa de mi familia es quedarme corta. Todos, abuelos y abuelas, tíos y tías, primos y primas, amigas y amigos... todos se han volcado para ayudar a Pepe. Es el motor que mantiene unida a la familia, aún más, porque los "canos" somos muy piña. Nadie falta en los cumpleaños y en las navidades multitudinarias. Y Pepe eso lo agradece y lo disfruta. No para de reír y saltar cuando nos ve a todos reunidos.

Y no quisiera terminar sin agradecer a Sergio su entrega y pasión con Pepe. Sin ser oficialmente de la familia, lo es de pleno derecho. Y mi primo tiene en él a su colega del alma, a su compañero de aventuras. Gracias a él y a todos sus compañeros de A Toda Vela por hacerle la vida aún más divertida.

Afortunada soy de tener la familia que tengo. ¡Os quiero infinito!

Y aquí os dejo con el vídeo...


jueves, 22 de octubre de 2015

El firmamento se viste de estrellas

En mayo de 2011 visité por primera vez la que después sería mi cuidad unos cuantos años más, Saint Louis du Sénégal. El lugar me cautivó, aunque para llegar allí tuvimos que pasar un viaje bastante curioso. Más del doble de tiempo que se suele tardar en hacer el trayecto Dakar- Saint Louis y todo porque decidimos ir "a la senegalesa", es decir, en transporte público. Pero no estaba sola en el viaje y eso fue lo que lo hizo tan genial. Maitetxu y Martins fueron los mejores compañeros de aventuras. Fueron tantas las peripecias y tantos los cambios de vehículo que hicimos, que llegó un momento en el que andábamos bastante desconcertados y cansados y entonces el Gran Martins dijo una frase que nos marcó de por vida y quedó para el recuerdo: "No es el destino, es el trayecto". Pero qué grande! Ya en su día conté la historia en esta entrada del blog: 


¿Y por qué recuerdo todo estoy hoy? Pues porque el gran Martins acaba de dejarnos. Sabíamos que llegaría este momento, pero ninguno pensábamos que sería tan pronto. Una triste y larga enfermedad se lo ha llevado. Sus últimos años los ha vivido en su país natal, Mozambique, donde trabajaba como arquitecto y profesor. 

Recuerdo tantas de sus frases. Y es que era un hombre sencillo y sabio. Y tranquilo. Que cuidaba de todos a su alrededor. Muy pendiente de su familia. Una gran persona. Por eso se hace tan difícil de asimilar que alguien tan especial ya no esté. 

Martins, nuestro Martintxo, fue un hombre especial, íntegro, que vivió la vida que quiso hasta el final, sin dejar nunca que nadie le apartase de sus ideas, aunque no se entendiesen, él lo tenía claro y por esa entereza siempre lo recordaremos.

Buen viaje, amigo y sigue brillando como siempre lo hiciste.


domingo, 11 de octubre de 2015

Vuelta a la rutina y actualización sobre Anta

Después de unos días de vacaciones en España ya estoy de vuelta en Mauritania para comenzar el "nuevo curso". De aquí a finales de año queda mucho trabajo por hacer, así que espero haber recargado bien las pilas. Y digo "espero" porque estas vacaciones han sido un poco raras. 

Nada más llegar a España me quitaron la muela del juicio y me he pasado casi todas las vacaciones sin poder comer otra cosa que sopa y puré. La verdad es que mientras la tenía casi no me dolió, pero el dentista me dijo que era mejor quitarla porque tenía riesgo de que me diese una infección y no se quedaba tranquilo si eso ocurría mientras estoy en Mauritania. Así que tuve que entrar a quirófano en el hospital de la seguridad social, porque estaba torcida y había que dar un corte en la encía. La operación en sí son 20 minutos y fue muy bien, lo malo es lo que viene después. A los que ya hayan pasado por esta experiencia no les extrañará lo que digo y a los que no pero tienen que hacerlo sólo decirles que paciencia. A mí no me contaron mucho así que no sabía cómo sería la recuperación y la verdad que ha sido durilla. Durante más de dos semanas he tenido dolores bastante fuertes en toda la cara y como consecuencia de ello también en la cabeza. Dolor, calambre, la mandíbula contracturada, los puntos que se salieron, tomando calmantes...en fin, que la dichosa muela me ha fastidiado las vacaciones. Al final mi dentista (privado) me explicó que es normal y que la recuperación completa dura varios meses. Aunque lo peor yo creo que ha sido no poder comer, cuando tenía a la vista la maravillosa gastronomía mediterránea. En fin, me resarciré cuando vuelva en Navidad, jejeje.

Otro hecho inesperado ha sido que mientras estaba pasando unos días en un hotelito rural del Cabo de Gata entraron en la habitación unos ladrones y se lo llevaron todo. Todo lo tecnológico y dinero, incluso mi dinero mauritano que no sirve para nada en España, ni se puede cambiar!. En la habitación de al lado hasta se llevaron la caja fuerte entera y robaron en otros dos hoteles más esa misma noche. Vamos, se pusieron las botas los cacos. Al final las cosas materiales son eso, sólo cosas, y se pueden reemplazar. El rollo es cuando tienes dentro todos los documentos de trabajo y los pierdes. Ir a poner la denuncia fue toda una aventura. Aún así mi precioso Cabo de Gata sigue tan increíble como siempre y he podido disfrutar de él.

Aunque lo más duro de estas vacaciones ha sido, como ya sabéis, conocer la noticia de la pérdida de Nerea. Un mes después sigo sin poder creerme que ya no esté. Hace unos días hablé con su hermana, un ejemplo de entereza, amabilidad y dulzura. Con el momento tan duro que están pasando y lo atenta y cercana que es con todo el mundo. Pienso en ella y en sus padres todos los días y tan solo espero que el tiempo y el cariño de todos los que conocimos a Nerea les ayuden a recomponerse.

Así que, como veis, estas últimas semanas han sido bastante raras. De lo que sí he disfrutado enormemente es de mi sobrina. Mi niña preciosa que acaba de cumplir su primer año y justo ese mismo día se lanzó a andar ella sola. Estar lejos de casa te hace darte aún más cuenta de lo importante que es la familia y cuando hay un bebé aún es más duro separarte de ellos. Mi pequeña Daniela me tiene el alma conquistada y, sin duda alguna, ha sido lo mejor de mis vacaciones y de todo este último año.

Ya de vuelta en Mauritania sigue haciendo un calor exagerao. Al bajarnos del avión el termómetro marcaba 43º y 9% de humedad, así que os podréis imaginar el "caluroso recibimiento", ejejejej. 

En breve os hablaré un poco más de los proyectos en los que trabajo. Lo que sí puedo adelantaros ya es que HEMOS CONSEGUIDO RECAUDAR LA CANTIDAD COMPLETA PARA PAGAR EL ÚLTIMO CURSO DE ANTA. No sé cómo daros las gracias, me faltan las palabras. Ha sido difícil, la situación individual de todos vosotros es complicada, pero aún así habéis apoyado este proyecto que comenzó en 2013 y que, si todo va bien, terminará en agosto de 2016 con el título de Anta en enfermería y obstetricia, especialidad en matrona. Hemos conseguido recaudar 80 € más de lo necesario y como Anta necesita con urgencia un ordenador para hacer sus trabajos de clase y presentar su memoria de fin de estudios, mi buena amiga Alba ha iniciado una campaña paralela para conseguir algo más de dinero y poder comprarle el ordenador. El número de cuenta sigue siendo el mismo, así que si alguien más se anima podremos poner la guinda a este increíble pastel.

Una y mil veces más GRACIAS A TODAS Y TODOS.

lunes, 14 de septiembre de 2015

Hasta siempre, amiga

Ayer fue uno de esos días donde la realidad te golpea con fuerza. Cuando recibes una de esas noticias que nunca esperarías y que te dejan en shock.
Cuando miré el móvil vi que tenía un montón de llamadas perdidas y mensajes alertándome de que algo había pasado. Efectivamente, cuando conseguimos hablar varias personas me confirmaron la noticia. Nerea había tenido un accidente fatal.

Nerea, una joven vasca de 29 años, llegó a Saint Louis en enero de 2013. Enseguida nos hicimos amigas. El grupo de Saint Louis era muy pequeño, así que todas íbamos siempre juntas. Joven arquitecta, vino a trabajar en un proyecto durante algo más de un año. 
Nerea era super cercana, cogías confianza enseguida con ella, muy abierta y dinámica. Se apuntaba a todos los saraos. He estado repasando algunas de las fotos que tengo con ella y siempre salimos agarradas y riendo. Tenemos miles de fotos juntas!!!!!! Éramos muy adictas a los selfies. Bromeábamos con la peli "Ocho apellidos vascos", ya que éramos el vivo ejemplo de los dos protagonistas, una del norte y la otra del sur.

Terminó su etapa en Senegal y acabo de leer algunos de los mails que nos enviamos el verano pasado contándonos nuestros planes para el siguiente curso. Yo me fui a Mauritania y ella a Barcelona a hacer un master. Al terminarlo, volvió unos meses más a Senegal para completar la fase práctica, esta vez al sur, a la región de Casamance. Y el destino ha querido que sea ahí donde se ha quedado. Un coche la arrolló ayer a ella y a otro chico cuando iban en moto y ambos han fallecido.

Todos estamos en shock. Nerea era una auténtica dulzura, nuestra "Dorix", siempre con la mochila preparada con cosas raras pero muy útiles por si la aventura se presentaba en cualquier momento. Muy bailonga, muy creativa, preparó el regalo más ingenioso en el "amigo invisible" de la navidad de 2013. Muy amiga de sus amigos. Hace algo más de un año vivió un atraco en Saint Louis en el que otra chica salió herida y no se separó de ella hasta que se subió a un avión de vuelta a España.

Ahora repaso una y otra vez todas las fotos que tenemos juntas y los vídeos de coña que nos grabamos un día en el "castillo". Miro su cara y no me puedo creer que ya no esté. Qué dura es la vida a veces. Todo mi amor para su familia. 

Ahora que ya no estás, recupero las palabras prestadas que escribí en aquella foto que colgué en el Siki cuando creíamos que nos despedíamos: Dondequiera que estés te gustará saber que por fría que sea mi noche triste, no echo al fuego ni uno solo de los besos que me diste...







Nerea, siempre, SIEMPRE, te vamos a recordar. Volveremos a encontrarnos en el viaje. Hasta siempre, amiga.

viernes, 4 de septiembre de 2015

Esto marcha

Aunque esta vez está costando algo más que las veces anteriores, vamos por buen camino en la recaudación de fondos para la beca de estudios de Anta. De momento hemos conseguido 655 €, lo que nos acerca a la meta de 1039 €, que es lo que necesitamos para financiar su último curso de enfermería y obstetricia, las prácticas en el hospital, pagar los derechos de examen y que consiga su título para ser matrona.

Muchísimas gracias a todas las personas que han aportado dinero, tiempo e ilusión para que Anta pueda seguir sus estudios y a ver si con un pequeño esfuerzo más conseguimos llegar a la meta.

¡¡¡GRACIAS!!!

miércoles, 26 de agosto de 2015

Beca de Estudios para Anta (último curso)

Como ya os conté hace unos días, hemos iniciado la campaña para pagar el último curso de los estudios de Anta en enfermería y obstetricia, para que cumpla su sueño de ser matrona. Acabo de recibir algunas fotos del director del centro de salud donde estudia y las calificaciones de Anta del segundo curso, que acaba de terminar.


Anta es la segunda por la izquierda


Fachada del centro de formación en salud de Saint Louis, Senegal


Calificaciones de Anta del curso 2014-2015

Como vemos en el boletín de notas, Anta ha superado con éxito todas las asignaturas de este curso, entre las que se encuentran nutrición, patologías, salud comunitaria, investigación en salud, entre otras. También ha realizado prácticas profesionales en el hospital público de Saint Louis y por todo ello la comisión académica la ha felicitado y propuesto para pasar al último curso.

Como ya os conté en el anterior post, el curso total cuesta 1.039 €. La familia de Anta es muy humilde y no tiene los recursos económicos necesarios para pagarlo, por eso en 2013 iniciamos una campaña para poder ayudarlos. Ya conseguimos pagar sin problemas los dos primeros años y para el último de momento tenemos 203 €, lo que nos permitirá casi pagar la matrícula y el primer mes de clases. Está muy bien, aunque para llegar a recaudar la cantidad total aún tenemos que hacer un esfuerzo más, así que os seguiré dando la tabarra hasta que lo consigamos. Perdón por la insistencia y millones de gracias por la colaboración.

Os recuerdo el número de cuenta para quien quiera y pueda colaborar con la cantidad que considere necesaria:

CAJAMAR: ES6230580990262709157782

Y como siempre, no puedo acabar el post sin mostraros toda nuestra gratitud por la ayuda. 

¡Gracias infinitas!

jueves, 20 de agosto de 2015

Programa Solidarios de Canal Sur

Hace un par de meses vino a Mauritania un equipo del programa Solidarios de Canal Sur para grabar algunos proyectos que financian los fondos públicos andaluces en este país. Al conocernos, me propusieron grabarme una entrevista ya que dentro del programa tienen un espacio en el que presentan a andaluces que trabajan en el mundo de la cooperación y el desarrollo.

El programa se emitió en Canal Sur hace unas semanas y aquí os dejo el vídeo por si queréis ver un poco más de mi trabajo en Mauritania.

video

domingo, 9 de agosto de 2015

Último año para que Anta finalice sus estudios

Llevo bastante tiempo sin actualizar el blog. El día a día en Mauritania y el trabajo casi no me dejan tiempo para otros menesteres, aunque no es excusa ya que siempre hay momentos libres que bien podría ocuparlos en esto. Reconocida mi culpa, vuelvo a la carga para informaros sobre los estudios de nuestra apadrinada, Anta Dieye, en Senegal.

Como sabéis, desde octubre de 2013 y gracias a la colaboración desinteresada de mucha gente, estamos ayudando a una joven senegalesa para que pueda estudiar una carrera en su país y poder ser matrona. Ya ha cursado con gran éxito los dos primeros años de carrera y sólo queda el último. 

Ella está muy contenta, no para de enviarme mails dándonos las gracias siempre que puede. El director del centro me acaba de contar que hace unos meses el Ministerio de Salud de Senegal los ha seleccionado para comenzar a impartir una nueva carrera centrada en la enfermería y obstetricia equivalente al antiguo diploma de enfermería y matrona, el mismo que está cursando Anta, que también ha podido beneficiarse de este cambio.

Gracias a las buenas notas que ha conseguido en los dos primeros años y a las prácticas realizadas en diferentes especialidades en el hospital de Saint Louis, Anta se prepara este último curso para obtener su licenciatura en ciencias obstetricias. El curso dura 11 meses, de octubre de 2015 a agosto de 2016 y cuesta un total de 1.039 € (680.000 francos cefas, que es la moneda nacional). El desglose del gasto es el siguiente:

Matrícula: 139 € (90.000 FCFA)
Mensualidad: 76 € multiplicado por 11 meses: 836 € (550.000 FCFA)
Prácticas en el hospital: 32 € (20.000 FCFA)
Derechos de examen para obtener el certificado: 32 € (20.000 FCFA)


Ya el año pasado nos costó reunir el total y pudimos hacerlo gracias a lo que había sobrado del primer año. Pero para este curso la cuenta está a cero, por lo que el esfuerzo debe ser mayor. Por supuesto, somos conscientes de que no es tarea fácil, que muchas personas que nos apoyaron el primer año ahora están en una situación muy complicada, por lo que agradecemos aún más el esfuerzo para poder conseguirlo.

Como siempre, os mantendré informados de la cantidad que se recoja y de todos los pagos, progresos y avances de Anta Dieye en el último año de sus estudios.

Gracias infinitas a todos y por supuesto de parte de Anta y de toda su familia, que está viendo cómo su sueño de estudiar se hace realidad gracias a la solidaridad de todos vosotros.

Os recuerdo que las aportaciones, de la cantidad que queráis, las podéis hacer a esta cuenta bancaria de Cajamar, indicando que es para la beca de estudios de Anta, aunque la cuenta es exclusiva para este fin y los fondos se destinan íntegramente a pagar sus estudios.

CAJAMAR: ES6230580990262709157782




sábado, 18 de abril de 2015

Ahora en Instagram

Me falta tiempo para escribir en el blog, así que me acomodo y voy a lo rápido. A partir de ahora colgaré las fotos en Instagram...


Instagram

viernes, 27 de febrero de 2015

Tempestades varias

Voy a aprovechar que no puedo salir a la calle por el pésimo día que hace para retomar el blog un mes después y contar algunas de las anécdotas que he vivido estas semanas en Mauritania.

Hoy tenemos tempestad de arena. El viento atraviesa varios países y arrastra arena del desierto del Sahara. Aquí se llama harmatan y cuando llega parece que una niebla densa invade la ciudad, con la diferencia de que ésta es seca. Las pocas calles asfaltadas que hay se llenan de arena. Todo el tiempo se respira esa arena, con lo que nos pasamos el día estornudando y tosiendo. La piel se reseca muchísimo y la nariz se entapona. Cuesta respirar y el ánimo también se siente diferente, como más cansados todo el rato. Este fenómenos dura varios días y se repite muchas veces durante el año. En los pueblos en los que trabajo es aún peor, ya que no hay edificios que frenen un poco la tempestad.
Para respirar un poco de aire más limpio solemos ir a la playa, pero claro, el viento levanta olas bastante grandes y la temperatura del agua está bastante fría en esta época para mi gusto, así que paseamos con los perritos. Los enanos también sufren lo suyo con la tempestad y van siempre como fantasmillas cubiertos de tierra, a pesar de que los bañamos.


Aquí en la playa no se ve a mucha gente. Es más bien una cosa de los expatriados. Quizás cuando llegue la época de más calor se animen. En Senegal también era algo que me llamaba la atención. Playas muy sucias, llenas de basura y muy poca gente bañándose. Aquí, por suerte, están más limpias. Con lo bien que sienta cuando llega la época de calor asfixiante. Aunque la temperatura de hoy no tiene nada que envidiar a la del verano...


Pero bueno, no sólo os voy a hablar del tiempo. También quería contaros que hace unos días un compañero de trabajo me invitó a comer en su casa y al llegar tenían una super "mesa" puesta. Bueno, mesa en realidad no había, se come en el suelo. Cordero, pollo, arroz, ensalada, dátiles, frutas, bebidas...Yo de momento me llené, pero por cortesía no puedes dejar de probar cada plato.


Al terminar, su mujer se empeñó en hacerme tatuajes de henna en las manos y los pies. Como tengo la piel tan sensible con la sequedad del ambiente preferí no hacerlo. También quiso regalarme dos melafas, la tela mauritana que suelen llevar ellas y que las cubre por completo. Yo con el calor me suelo destapar un poco más, jeje.


El rol de la mujer en Mauritania despierta todo mi interés. Las pocas que tienen dinero conducen coches carísimos, hablan por teléfono al mismo tiempo, llevan ropa y complementos de lujo bajo la melafa... Las ves entrar en cualquier establecimiento y no hay quien les haga sombra. Las mujeres de las zonas rurales, las que no tienen pasta, es otra historia. Muchas son jefas de familia porque sus maridos han emigrado a otras ciudades en busca de trabajo. En cualquier caso, aquí ser mujer tiene algunas ventajas un poco raras. Hay sitios donde se hacen filas para hombres y mujeres, de modo que nosotras no tengamos que esperar. El otro día fui a pagar la factura de la luz y, muy a mi pesar, me colaron por delante de 6 hombres para que no tuviese que esperar. Podría parecer que es discriminación positiva, pero no lo creo. Es discriminación a secas. Prefiero esperar mi turno, pero me beneficio del hecho de no tener que hacerlo. Pura hipocresía. 

En fin, éstas son algunas de las anécdotas de los últimos días. Sé que no estoy tan activa en el blog como cuando vivía en Senegal, pero ahora el trabajo me exige más dedicación y tengo menos tiempo disponible. Aún así, intentaré contaros más cositas interesantes de las zonas rurales en las que trabajo, que ahí sí que hay historias para no dormir.

domingo, 25 de enero de 2015

En Tierra Hostil...o cómo manipular al espectador

Hoy no voy a hablar de Mauritania, el país en el que vivo actualmente, sino de un programa de la televisión española que he visto recientemente. Se trata de "En Tierra Hostil" una serie de programas de Atresmedia que pretende retratar situaciones conflictivas en diferentes puntos del planeta, lugares "donde nadie se atreve a entrar", como ellos mismos dicen en su web. ¡Qué suerte tenemos de que ellos sí lo hayan hecho!

De momento he visto dos programas, uno en el Congo, centrado en las miserables condiciones de extracción del coltán (el producto estrella para la fabricación de móviles, ordenadores, etc.) y otro en Ceuta, de donde aseguran han salido varios jóvenes convertidos en terroristas de la Yihad. 

La idea, de entrada, me parece muy buena y por eso estoy tan indignada, porque creo que con todo el partido que se le podría sacar, al final se ha optado por un formato sensacionalista, fácilmente vendible y al que no parece interesarle tanto la realidad de esas zonas. Y esto lo digo como periodista y cooperante con más de 12 años de experiencia. Conozco los medios de comunicación y lo que los mueve, he ejercido la profesión periodística y como cooperante llevo varios años viviendo y trabajando en África, en países musulmanes y donde cohabitan diferentes religiones. Y con este breve (y pedante) repaso a mi CV lo que pretendo decir es que alguna idea tengo del tema.

Ya el programa en el Congo me chirrió bastante por el formato. El ritmo, la voz en off, la música, las escenas carentes de significado...Durante todo el reportaje tuve la sensación de que se partía de una idea negativa del país y a propósito. Es decir, no es que el Congo sea un paraíso turístico, pero creo que el reportaje en cuestión abusó del dramatismo y ensalzó la valentía de los reporteros por ir allí. Con esta intención tan clara, están orientando la opinión del espectador desde el principio y no dejan posibilidad a la reflexión. 

Para mi gusto, el programa abusa de música de persecución, más que un reportaje periodístico parece una de las entregas de la saga Arma Letal. La narración en off hace pausas que me resultan muy pesadas, cargantes incluso, y que parece querer poner en suspenso al espectador para lanzarle la bomba segundos más tardes. Bomba informativa que no existe, porque en ninguno de los dos programas he llegado a encontrar realmente información nueva. Durante varios minutos tenemos que ver cómo van de casa en casa buscando a una mujer a la que quieren entrevistar para, finalmente, volver al día siguiente porque no estaba. ¿Cuál es el objetivo, rellenar tiempo de programa? 

También vemos cómo meten y sacan la cámara de la bolsa y movimientos que marean y no dicen nada. He tenido la impresión de que cuando una persona de la calle les increpaba por grabarles, lo utilizaban para hacer ver lo peligroso que resulta entrar a ciertos barrios. Y no me extraña que reaccionen así. ¿A quién le gusta que vengan con una cámara a la puerta de tu casa, te graben sin pedirte permiso, a veces incluso insultando a tu inteligencia escondiendo la cámara y después lo montan acompañado de música de película de acción y narrando un conflicto? En esas condiciones, cualquiera protestaría. O imágenes en las que se muestra a las mujeres porteadoras de la frontera hispano-marroquí, con música trepidante, ellas corriendo, parecen delincuentes en lugar de señoras que se ganan la vida con el trasporte de mercancía para el comercio. He pasado varias veces por esa frontera y nunca lo he vivido tan "intensamente" como en el reportaje.

En definitiva, creo que se ha desperdiciado una muy buena oportunidad de hacer un programa serio, con entrevistas rigurosas y tomándose su tiempo, no como si constantemente les estuviesen persiguiendo y tuviesen que salir pitando del lugar. En algunas entrevistas, el reportero, Jalis de la Serna (al que ya conocía por Callejeros) plantea preguntas dando él mismo la respuesta, el entrevistado contesta otra cosa, y él insiste en la misma línea, el entrevistado se mantiene en sus trece y así no nos enteramos de nada. Más que una entrevista parece un interrogatorio y a ratos da la impresión de que no le importa lo que le respondan, sino que de su boca salga lo que quiere escuchar para justificar el reportaje. Desde luego y, sin ánimo de comparar, he visto otros programas desde "la zona de" con entrevistas más en profundidad de las que he aprendido mucho más. Porque a mi parecer, una entrevista debe ser eso: con calma, conociendo a la persona, lo que hay detrás de sus palabras, creando un clima de confianza para que se "abra" al entrevistador...y no llegar y en pocos minutos avasallar.

No digo que lo que cuentan no sea cierto, pero creo que han abusado del montaje y han pretendido direccionar la opinión del espectador. Y esto, muy señores míos, no es información sino un juego muy arriesgado y muy poco serio. Con el desconocimiento y el rechazo que actualmente hay en el mundo hacia el Islam, creo que centrar el programa únicamente en los (presuntos) terroristas hace un flaco favor a la causa. Y digo "presuntos" porque en ningún caso se habla de nadie ni nada en concreto, sino "dicen que un vecino tuyo se fue a la Yihad"...Salvo en el caso de una señora a la que van a preguntar por su nieto, del que hace un año y medio que no sabe nada. La señora se lamenta de la falta de noticias, ¿qué habrá sido de él? Un día salió a rezar y ya no regresó. En todo momento el programa da por hecho que se fue a Siria a entrenarse como terrorista. Al salir de la casa, la voz en off confirma que el chico está muerto. ¿Pero alguien ha avisado a la abuela o se ha enterado al ver el programa? Señores, no podemos olvidar que los medios de comunicación son (o deberían ser) un servicio al ciudadano, que les acerquen la verdad (una parte de ella, al menos, es lo que hacen), por tanto ¿han contado la verdad sobre su nieto muerto a esa abuela?. Nada se dice de ello en el programa, confío en que, de una manera delicada, le informasen.

Y con todo esto no afirmo que haya mala intención, como periodista valoro el esfuerzo, pero sí me parece que han caído en el juego de lo fácil y el amarillismo. Leo en un periódico que incluso el Gobierno de Ceuta piensa denunciar a la cadena por la mala imagen que han dado de su ciudad. Los del Congo no creo que lleguen a tanto. Después de dos programas se me quitan las ganas de ver más, pero como soy muy masoca seguro que vuelvo a caer, pero decepcionada y desilusionada por la falta de crítica constructiva y el doble juego. Yo lo veo por internet, pero al fin y al cabo es eso lo que interesa a las cadenas, la audiencia, por encima de la calidad. Y la manipulación del espectador está a la orden del día (aunque eso mismo he hecho yo con el "intencionado" título de esta entrada en el blog).

En cualquier caso, he intentando enviar mis opiniones al programa pero no he encontrado la manera. Ingenuo por mi parte sería pensar que tendría respuesta...

viernes, 9 de enero de 2015

Los atascos en Nouakchott

Ya estaba acostumbrada al caos circulatorio de Senegal, pero Mauritania es todavía más "intensa" en este sentido. Especialmente un día como hoy, viernes, cuando el horario oficial de trabajo para los musulmanes termina a las 12, pero antes y después de esa hora ya se siente el estrés en el tráfico. Coches circulando en todos los sentidos, sin orden ninguno, se cuelan, se meten por donde no deben, adelantan donde no se puede, incluso a riesgo de chocarse con el que viene de frente...¡Una locura! Hoy he tenido que coger el coche unos minutos durante esa hora y me doy cuenta de cómo voy adaptando mi manera de conducir a la costumbre mauritana. Básicamente se trata de conducir peor y echarle más morro al asunto.
Es increíble cómo conducen. No sueltan el móvil, van hablando y conduciendo al mismo tiempo en mitad de los atascos. Se atraviesan, no respetan las poquísimas señales que hay, incluidos los 4 semáforos que hay. Todo el mundo pretende tener siempre la preferencia y no miran para los lados. Es bastante estresante conducir así, pero bueno, también te mantiene constantemente alerta. Desde luego, si sales indemne de una de estas experiencias, estás preparado para conducir en cualquier sitio... Y para los que se pregunten si no se ponen multas o no hay policías de tráfico, la respuesta siempre es: !Ah, c'est la Mauritanie! Aquí todo vale. 

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Adiós 2014...Hola 2015

Quedan solamente unas horas para acabar el año y llega el momento de hacer balance. Para mí el 2014 ha sido mi gran año. Momentos buenísimos y algunos episodios muy felices. El 2014 ha traído amor, mucho amor, que es una de las sensaciones más importantes de la vida. Sea a quien sea y mejor aún si es correspondido.
Este año me he convertido en Doctora, al terminar con éxito el Doctorado y la Tesis. También he conseguido el trabajo que llevaba tiempo deseando y que me ha permitido cambiar de país, aunque no de continente. África sigue siendo mi destino predilecto. He dicho "hasta pronto" a Senegal y Mauritania me ha dado la bienvenida. 
El verano fue increíble, viajando y disfrutando en la mejor compañía y el mes de septiembre trajo todas las buenas nuevas. Trabajo, título y el mejor de los regalos que jamás he recibido: a mi sobrina. La pequeña me tiene completamente enamorada y sólo siento no poder estar más con ella y disfrutarla. 

Ahora que la nena está en nuestras vidas me cuesta más entender cómo hay padres y madres que desatienden y maltratan a sus hijos. Los bebés generan tanto amor, tanta compasión y buenos sentimientos, que no puedo entender cómo hay quien no quiere a los suyos. Nadie debería estar obligado a tener hijos, si no son deseados y queridos, pero una vez que se tienen seguro que hay maneras más sanas y menos dramáticas para buscarles una familia que se ocupe bien de ellos. 
Pero bueno, no quiero pensar en cosas tristes (aunque hay tantas que nos rodean y que no entienden de Navidad ni de festividades), sino aprovechar este blog para agradecer a todas las personas que me han acompañado este año, que han disfrutado conmigo de todos los buenos momentos vividos y que espero que podamos compartir muchos más en el año que ahora empieza.

¡Feliz 2015 lleno de buenos momentos y felicidad para todas y todos!

jueves, 18 de diciembre de 2014

Visita a proyectos

Por motivos de seguridad no puedo dar demasiados datos sobre mi trabajo, pero sí os puedo contar algunas de las experiencias que he vivido en las últimas semanas.
La semana pasada visité la zona donde vamos a comenzar a trabajar. Es un lugar afectado por la sequía, donde se han dado varias crisis alimentarias y se prevé que el próximo año también se tengan que enfrentar a una debido a las escasas lluvias de éste. Gran parte de la población son haratins, o descendientes de los antiguos esclavos, y su nivel de formación es mínimo o nulo. Históricamente han sido nómadas y los pueblos apenas cuentan con estructuras, no hay edificios, muchos no tienen acceso al agua potable, es muy difícil cultivar y más aún criar animales. Por tanto, la situación es realmente complicada y por ello se ha decidido trabajar en esta zona, una de las más pobres del país. El trabajo no será fácil, pero sí muy necesario.

Las actividades arrancarán en breve y de momento nos hemos podido reunir con los alcaldes de las comunas, representantes ministeriales, asociaciones, el hakem (máximo representante de la mougata) y el waly (máximo representante de la wilaya), quienes nos han dado su apoyo y colaboración.

Por otro lado, he tenido la oportunidad de visitar una cárcel de adultos y otra de menores. La ONG para la que trabajo tiene proyectos ahí y los presos cuentan con una biblioteca, clases de alfabetización, francés, inglés, informática, deportes, asistencia médica y un psicólogo. Dicho todo esto suena muy bien. Sin embargo la realidad es otra. Las instalaciones están deterioradas y masificadas. Hay un olor generalizado muy desagradable, a suciedad y orines. Agua estancada porque tienen que lavar su ropa en cualquier sitio. Hay más del triple de ocupación de la capacidad del centro. Cada uno se organiza con sus cosas en su habitación. No hay camas. Algunos cuentan con materiales que sus familiares les han llevado y con sábanas se han hecho una especie de paredes y tienen un colchón en el suelo. Me sorprendió ver que muchos tienen aparatos de televisión propios, así que pasan las horas viendo programas, dibujos animados muchas veces. La ONG también les ha proporcionado algunos juegos, como tableros de damas y futbolines, de manera que se mantienen entretenidos y piensan que así no ocupan su tiempo en pensar en otras cosas "menos recomendables".

Fue extraño. Yo iba acompañada de dos responsables de la ONG y de dos policías que me escoltaban todo el tiempo. No había situación de peligro, todos los presos querían saludarme y se mostraron simpáticos, pero es cierto que en determinadas salas y por los pasillos había mucha aglomeración y se acercaban, me rodeaban para mirarme o hablarme, y a veces era un poco agobiante con tanta gente alrededor. No pude entrar con ningún objeto, ni bolso, ni teléfono, ni dinero en los bolsillos. Y luego entendí por qué. Entre tanto gentío es fácil que alguien pueda coger algo y ni te des cuenta. Algunos presos me comentaban que casi no les daban de comer y que necesitaban a especialistas para tratar sus problemas, como la drogadicción. Uno me contó que cada día se va al único punto desde el que podía ver a lo lejos un poco de la ciudad y piensa en el día en el que salga. No me dio la impresión de que fuese un gran agujero. Es cierto que, si se compara con una cárcel en España, ésta está muy mal, pero los presos tienen libertad para moverse por los pasillos y las habitaciones y pueden asistir a los cursos, si quieren. En las salas no hay mesas ni sillas, se sientan en el suelo, pero hay una pizarra y tienen libretas. Los profesores son también presos, con mayor nivel formativo, que colaboran de manera voluntaria. 

Después pasamos por la cárcel de menores y ésta me dio peor impresión. Aunque las instalaciones son un poco mejores, no cuentan con cursos. A la ONG le resulta muy complicado realizar actividades, encuentra muchos obstáculos, y los chavales se pasan el día durmiendo. Encontré a un chico de 14 años, preso desde hace 6 meses por robo, que aún no ha sido juzgado. Se le veía asustado y no era ni capaz de dar información sobre cómo localizar a su familia. Se le veía muy solo. Y los que son mayores, encarcelados principalmente por robos o violaciones, no hacen mucho más. Dormir y hablar entre ellos. Sin motivaciones, compartiendo confidencias sobre delitos, no creo que sea el mejor ambiente para poder rehabilitarse una vez que salgan. 

Por supuesto, no pude hacer fotos de estas visitas, por prohibición de la institución y por respeto por mi parte. Son presos, pero no podemos olvidar que también son personas. La zona donde están encarcelados los terroristas no la pudimos ver (comprensible), pero el resto no siempre son "malas" personas, muchas veces las circunstancias en las que viven y la necesidad les empujan a cometer pequeños delitos, donde nadie resulta herido, pero que igualmente deben ser penados por la ley. El problema está en que después no tienen un itinerario de reinserción y el tiempo que pasan entre rejas sirve muchas veces para aprender malos hábitos, con lo que una vez que salen, vuelven a delinquir y por tanto, entran nuevamente en prisión.

Sin olvidar que la población reclusa es una de las más discriminadas en cualquier parte del mundo, por ello, aunque no siempre puedan trabajar como desearían, doy la enhorabuena a mis compañeros por el enorme esfuerzo que hacen y la cercanía y el cariño con el que tratan a estas personas.

jueves, 11 de diciembre de 2014

Beca de estudios de Anta: pagado el segundo curso

Este año ha sido más difícil y eso que no partíamos de cero. Sobró dinero de las aportaciones del pasado año para pagar la beca de estudios de Anta, así que el reto era un poco menos difícil. Aún así, ha costado, motivo por el cual la gratitud es aún mayor, ya que somos conscientes del esfuerzo que todos habéis hecho para aportar el dinero que nos ha permitido pagar el segundo curso de matrona de Anta. 

De hecho, el curso empezó en octubre y ella cuenta que es más difícil que el primero, pero que se está esforzando mucho para aprender. Por tanto, este año está siendo de esfuerzos para todos: de Anta para aprender y de todos para financiar sus estudios.

Una vez más, infinitas gracias. Ya sabéis que éste es el segundo curso y si todo va bien, sólo le quedará el tercero para terminar y graduarse como matrona en Senegal. Así que seguimos recaudando dinero para cubrir los últimos costes. Actualmente la cuenta está a cero, después de hacer el último pago. Cada aportación, por pequeña que sea, acerca a Anta a su sueño de formarse y tener una profesión con la que ayudar a su familia y a su comunidad.

¡GRACIAS!

martes, 2 de diciembre de 2014

sábado, 22 de noviembre de 2014

Nua y Chott

Sí, hemos separado el nombre de la capital de Mauritania (Nouakchott) para llamar así a nuestros dos nuevos perritos. Nua es chica y Chott chico. Nos los han dado hoy. Su mamá es una perra callejera y ha desaparecido. Tuvo 6 cachorros y hemos adoptado a estos dos. Tienen sólo 5 semanas, pero Nua ya es muy espabilada y juguetona. Chott es más tranquilo y comilón. Así que vamos aumentando la familia...


miércoles, 12 de noviembre de 2014

Primeras impresiones de Mauritania

Ya llevo más de 2 semanas en Mauritania y, aunque aún es muy pronto para hacer valoraciones, sí que os puedo contar un poco mis primeras impresiones sobre el país.
Nada más bajar del avión en el aeropuerto de Nouakchott un sanitario nos tomó la temperatura pasajero por pasajero para comprobar que no tenemos fiebre y que, por tanto, hay menos probabilidades de que estemos contagiados de ébola. Y es que aunque no se ha dado ningún caso hasta la fecha en Mauritania, la histeria colectiva sí ha llegado. España ha tenido, que sepamos, 3 enfermos de ébola y claro, todos somos sospechosos. Por tierra también hay algunas fronteras cerradas, aunque en las que se mantienen en servicio no se hacen estos controles. Después, en el día a día, se comenta el tema, pero no se percibe preocupación. La gente sigue compartiendo espacios y utensilios, como los vasitos del té, pero sin que cunda el pánico por si hay contagio. Y menos mal, en España ya me pareció que el tema se nos iba de las manos y crear alarma social nunca ayuda.

Nouakchott, es más pequeña que Dakar y mucho menos urbanizada. No da la impresión de ser una capital de país, sino una barriada. Aunque todo el mundo me insiste en que Senegal y Mauritania no se parecen, a pesar de compartir frontera, no puedo evitar hacer comparaciones todo el tiempo puesto que es el referente más próximo que tengo. El precio de algunos artículos, especialmente los importados, es más alto y no se vende alcohol en todo el país. Está prohibido, así que los extranjeros que no pueden pasar si una cervecita de vez en cuando, aprovechan, si pueden, que algunas organizaciones internacionales pueden hacer un par de encargos al año a sus países de origen para que les traigan lo que aquí no se encuentra. Así que las reuniones sociales suelen tener lugar en casa de otros extranjeros, o blancos, o toubab (como también se nos llama en Senegal) y aprovechan para beber todo lo que pueden.

En lo que sí se parecen es en la estampa que me dejó mi visita al mercado de pescado. Mucho alboroto, pescado fresco, barato y limpio para cocinar, tiras y aflojas negociando los precios, las piraguas en la playa y la cantidad de senegaleses que suben hasta las costas mauritanas para faenar. 
Pero Mauritania es más grande en extensión y más pobre económicamente que Senegal. Está enclavada en la denominada zona del Sahel y gran parte de su territorio es desértico. De hecho, la zona en la que trabajo es muy árida y no hay casi nada. Cultivar es muy complicado porque sólo se dispone de agua unos pocos meses al año, cuando llueve. En 2012 se declaró una emergencia por crisis alimentaria y no ha llovido mucho desde entonces. Así que estamos planificando actividades en función a todas estas barreras que frenan el desarrollo de la población.
Los mauritanos se agrupan en varias etnias y grupos sociales entre los que se encuentran los moros blancos (en lo más alto de la pirámide social), los moros negros, los pulaar (dicen que son los auténticos dueños del país porque están aquí desde siempre, antes de que llegasen los moros blancos desde oriente), soninkés, wolof (estos últimos son grupos étnicos también presentes en Senegal) y los haratins, que son los descendientes de los esclavos, de tradición nómada y una de las poblaciones más pobres del país. Con ellos es con los que vamos a trabajar en actividades de alfabetización, refuerzo de la sociedad civil, mejora de la alimentación, producción y venta agrícola y ganadera, etc. Un gran reto y una enorme responsabilidad, pero el equipo está preparado para ello y la contraparte local conoce perfectamente la realidad del país. Ya os iré contando más.

De momento os dejo con una curiosidad que no era tan frecuente en Senegal, pero sí en Mauritania. Hay muchos camellos y el otro día, volviendo de la playa, tuvimos que parar el coche en mitad de la carretera para dejarles paso. Una manada de varias decenas pasó por delante de nosotros, dejándome bastante sorprendida.

C'est l'Áfrique!

lunes, 20 de octubre de 2014

Próximo destino: Mauritania

Después de pasar 3 meses en España, que han estado cargados de buenos momentos, ya tengo siguiente destino. En este tiempo han pasado muchas cosas buenas, entre ellas la defensa de la tesis doctoral y, muy especialmente, el nacimiento de mi primera sobrina. Y a todo esto se suma ahora que tengo nuevo trabajo y nuevo destino. A partir de la próxima semana viviré en Mauritania donde voy a trabajar como responsable de un proyecto de cooperación para una ONG española. Más adelante os contaré más aventuras ya que, si todo va bien, pasaré 4 años allí. 

Canelita se va a Mauritania...¡Os espero!

jueves, 2 de octubre de 2014

Segundo curso de Anta

Como recordaréis, gracias a la aportación económica desinteresada de muchos de vosotros hemos conseguido que Anta pueda estudiar para ser matrona. Nos enorgullecemos de ella por haber superado el primer año con unas calificaciones excelentes y por los meses de aprovechamiento y rendimiento de la fase práctica que ha realizado en el Hospital Regional de Saint Louis.

Ahora llega el momento de comenzar el segundo curso y nuevamente hacemos un llamamiento a vuestra solidaridad para poder sufragar los costes. Este año las clases teóricas tendrán lugar en las instalaciones del centro ESUP SANTÉ (Escuela Superior de Formación Profesional en Salud) y el precio total se eleva a 610.000 F CFA (930 €) que se reparten de la siguiente manera: 

- 90.000 F CFA de costes de inscripción (138 €)
- 50.000 F CFA por cada mensualidad. Son 10 meses, lo que suma 500.000 F CFA (762 €)
- 20.000 F CFA de inscripción en la fase práctica (30 €)

Como el año pasado recaudamos más dinero del necesario y este año ya se han hecho algunas donaciones, en total tenemos hasta la fecha 642 €. Lo que implica que para cubrir los costes totales de este curso tan sólo nos faltan 288 €. La matrícula debemos hacerla efectiva antes del 10 de octubre, ya que comienzan las clases. Por el momento podemos cubrir el primer pago, mientras esperamos poder recaudar el total. Si ocurre como el año pasado y recogemos más dinero del necesario, lo guardaremos en la cuenta para cubrir los costes del próximo curso, el tercero, que será el último.

Os recuerdo el número de cuenta donde de manera anónima o identificándoos, podéis hacer las donaciones que consideréis oportunas. Cualquier cantidad sirve y gracias a ello estamos ayudando a Anta a poder estudiar y tener una profesión con la que mejorar su vida y la de su familia.

CAJAMAR: ES6230580990262709157782

Una vez más y no me cansaré de repetirlo, GRACIAS infinitas por ayudar a Anta. Tanto ella como su familia os lo agradecerán siempre.